El_greco.JPG
Autorretrato de un caballero anciano, . Commons
Doménikos Theotokópoulos
, pintor conocido como “el Greco”. Nació en 1541 en la localidad de Candía, actual Heraklion, capital de la isla griega de Creta, que en aquel momento era posesión de la República de Venecia y murió en Toledo en 1614 a 73 años de edad.
Actualmente está considerado uno de los pintores más grandes de la civilización occidental. Su obra se compone de grandes lienzos para retablos de iglesias, numerosos cuadros de devoción para instituciones religiosas y un grupo de retratos considerados del máximo nivel.
Familia
Su padre era comerciante y recaudador de impuestos y su hermano mayor, también era comerciante. En 1578 nació su único hijo, Jorge Manuel nacido de Jerónima de las Cuevas, con la que no se llegó a casar y que se cree fue retratada en el cuadro La dama de armiño.
Formación
Su formación pictórica fue compleja, obtenida en tres focos culturales muy distintos:Hasta los 26 años vivió en Creta, donde fue un apreciado maestro de iconos en el estilo posbizantino. Después residió diez años en Italia, donde se transformó en un pintor renacentista, primero en Venecia, asumiendo el estilo de Tiziano y Tintoretto y por último, en Roma que le permitió conocer la obra de Miguel Ángel, Rafael y el manierismo, que se convirtió en su estilo vital, interpretado de una forma autónoma.Aunque es conocido universalmente como el Greco. Sin embargo, sus cuadros siempre los firmó en griego, normalmente con su nombre completo Domenikos Theotokopoulos.
Periplo artístico
Creta
El estilo posbizantino con el que se inició en la pintura el Greco, allá en Creta, era una continuación de la pintura tradicional, ortodoxa y griega, de iconos. Eran cuadros de devoción que seguían reglas fijas. Sus personajes se copiaban de modelos artificiales muy establecidos, con el oro como fondo de los cuadros.
Venecia
La_curacion_del_ciego_El_Greco_Dresde.jpg
La curación del ciego (1567). Pintura del periodo veneciano realizada con la técnica del temple Commons

A Venecia llegó alrededor de 1567,que en aquel tiempo, era el mayor centro artístico de Italia. Allí trabajaba intensamente el genio supremo de Tiziano. También Tintoretto y el Greco pudo estudiar la obra de ambos.La brillante y colorista pintura veneciana debió producir un fuerte impacto en el joven pintor. Aprendió de Tiziano los secretos de la pintura veneciana: los fondos arquitectónicos que dan profundidad a las composiciones, el dibujo, el color naturalista y la forma de iluminar procedente de focos determinados.Entre las obras más conocidas de su periodo veneciano se encuentra la Curación del nacido ciego, en la que se percibe la influencia de Tiziano en el tratamiento del color y la de Tintoretto en la composición de figuras y la utilización del espacio.
Roma
En 1570 se instaló en Roma, donde permaneció hasta 1576, en contacto con el círculo intelectual del cardenal Alejandro Farnesio, que frecuentaban diversos religiosos y hombres de letras españoles.En 1572 fue expulsado de la servidumbre del cardenal y creó su propio taller y contrató a Francisco Preboste que trabajó con él hasta los últimos años de su vida.En Roma trabajó preferentemente como retratista y en pequeñas obras religiosas para clientes particulares, en un estilo mucho más italianizado y avanzado; no obstante, no debió de conseguir éxitos de envergadura, por lo que decidió emigrar a España.Cuando el Greco estuvo en Roma, Miguel Ángel y Rafael ya habían muerto, pero su enorme influencia seguía vigente. Los pintores romanos de esa época habían establecido un estilo llamado manierismo basado en las obras de Rafael y Miguel Ángel, donde las figuras se fueron exagerando y complicando hasta convertirse en artificiales, buscando un virtuosismo preciosista.Por otro lado, las reformas de la doctrina y de las prácticas católicas iniciadas en el Concilio de Trento empezaban a condicionar el arte religioso.El periodo italiano se considera como un tiempo de estudio y preparación, pues su genialidad no surgió hasta su madurez en Toledo
España
El Escorial
El_Greco_001.jpg
El sueño de Felipe II, Adoración del nombre de Jesús o Alegoría de la Liga Santa, 1577. Commons
Hacia 1577 se estaba finalizando la construcción del monasterio de El Escorial y el rey Felipe II había invitado al mundo artístico de Italia a que viniesen a decorarlo y el Greco fue uno de los artistas que llegó a El Escorial. Allí conoció al sacerdote y humanista Benito Arias Montano que era delegado de Felipe II, y a Luis de Castilla, hijo natural de Diego de Castilla, deán de la Catedral de Toledo.El objetivo de El Greco era obtener el favor de Felipe II y hacer carrera en la Corte. De hecho, consiguió dos importantes encargos del monarca: Alegoría de la Liga Santa (también conocido como la Adoración del nombre de Jesús o Sueño de Felipe II) y El martirio de San Mauricio y la legión tebana (1578-1582), ambos aún hoy en el monasterio del Escorial. Pero ninguna de estas dos obras gustaron al Rey, por lo que no le hizo más encargos.
Toledo
El_Expolio_del_Greco_Catedral_de_Toledo.jpg
El Expolio El Greco, Hacia 1577-1579 Óleo sobre lienzo • Manierismo 285 cm × 173 cm Catedral de Santa María de Toledo. Commons

Fue la amistad del Greco con Diego de Castilla quién le aseguró sus primeros encargos para pintar en en Toledo. A partir de esos encargos fijó su residencia en Toledo donde vivió hasta su muerte en 1614 y donde creó sus obras de mayor prestigio. Por aquella época, Toledo era la capital religiosa de España y una de las ciudades más grandes de Europa.En Toledo le llegaron de inmediato encargos importantes como: el retablo mayor y dos laterales para la iglesia de Santo Domingo el Antiguo. A estos retablos pertenecen La Asunción de la Virgen () y La Trinidad . También le contrataron para que pintase el cuadro El expolio, para la sacristía de la Catedral.Estas obras establecerían la reputación del pintor en Toledo y le dieron gran prestigio.Tuvo desde el principio la confianza de clérigos e intelectuales de Toledo que reconocieron su valía.En estas primeras obras pintadas en España, se aprecia la influencia de sus maestros italianos. Sin embargo, pronto evolucionó hacia un estilo personal caracterizado por sus figuras manieristas extraordinariamente alargadas con iluminación propia, delgadas, fantasmales, muy expresivas, en ambientes indefinidos y una gama de colores buscando los contrastes. Este estilo se identificó con el espíritu de la Contrarreforma y se fue extremando en sus últimos años.
El entierro del conde de Orgaz
El_Greco_-_The_Burial_of_the_Count_of_Orgaz.JPG
El entierro del señor de Orgaz El Greco, 1587 Óleo sobre lienzo • Manierismo 480 cm × 360 cm Iglesia de Santo Tomé (Toledo). Commons

En 1586 obtuvo el encargo del cuadro más admirado de El Greco El entierro del conde de Orgaz, en este cuadro el artista se valió de ese acontecimiento para dejar constancia del momento en que le tocó vivir; para ello, dividió el cuadro en dos planos, uno celestial en la parte superior y otro terrenal en la inferior, de tal modo que la obra es al mismo tiempo un cuadro religioso y un retrato de grupo.El plano superior, el celestial, no se aparta de sus restantes obras religiosas y presenta idéntico hondo misticismo y parecida intensidad dramática; la novedad se encuentra en el plano terrenal, donde los principales personajes del Toledo de la época, incluidos el propio pintor y su hijo, aparecen reproducidos con absoluta fidelidad.
Otros cuadros
El_caballero_de_la_mano_en_el_pecho,_by_El_Greco,_from_Prado_in_Google_Earth.jpg
El caballero de la mano en el pecho El Greco, 1584 Óleo sobre lienzo • Manierismo 81 cm × 66 cm Museo del Prado. Commons

A partir de 1580 pintó temas religiosos, entre los que destacan sus lienzos sobre santos: San Juan Evangelista y San Francisco (h. 1590-1595, Las lágrimas de san Pedro, La Sagrada familia (1595), San Andrés (1595) y San Jerónimo (1600). También realizó retratos como El caballero de la mano en el pecho (1585).En los últimos años de su vida tuvo una gran cantidad de encargos. Las razones son varias: la reputación alcanzada por el artista en los años anteriores, el prestigio y amistad con un grupo de mecenas locales y también porque desde 1600, su hijo participaba en el taller, y le consiguió encargos en los pueblos cercanos a Toledo. La última década del siglo XVI fue un periodo crucial en su arte pues en él se desarrolló su estilo tardío.
Mecenazgo
El Greco encontró sus mecenas en un grupo de hombres de la iglesia católica, cuyo objetivo era propagar la doctrina de la Contrarreforma, pues la carrera del Greco coincidió con el momento de la reafirmación católica contra el protestantismo propiciada por el Concilio de Trento, siendo el centro oficial del catolicismo español la Archidiócesis de Toledo.Así, el Greco ilustró las ideas de la Contrarreforma, con representaciones de santos, tal como defendía la Iglesia como intercesores de los hombres ante Cristo; penitentes que remarcaban el valor de la confesión que rechazaban los protestantes; la glorificación de la Virgen María, igualmente puesta en entredicho por los protestantes; por el mismo motivo se resaltaban los cuadros sobre la Sagrada Familia.
Sepulcro
En 1612, el Greco y su hijo acordaron con las monjas de santo Domingo el Antiguo contar con una capilla para el enterramiento familiar. Para ella, el artista realizó La Adoración de los pastores. Es una obra maestra en todos sus detalles: los dos pastores de la derecha son muy alargados, las figuras manifiestan el estupor y la adoración de forma conmovedora.El panteón debió ser trasladado antes de 1619 a San Torcuato, debido a una disputa con las monjas de Santo Domingo, y fue destruido al demolerse la iglesia en el siglo XIX.
Evolución artística
En los 37 años que el Greco vivió en Toledo, su estilo se transformó profundamente. Pasó de un estilo italianizante en 1577 a evolucionar en 1600 a uno muy dramático, propio y original, intensificando sistemáticamente los elementos artificiales e irreales: cabezas pequeñas descansando en cuerpos cada vez más largos; la luz cada vez más fuerte y estridente, blanqueando los colores de los ropajes, y un espacio poco profundo con superpoblación de figuras, que dan la sensación de una superficie plana.Consiguió imprimir a sus obras un fuerte impacto espiritual alcanzando el objetivo de la pintura religiosa: inspirar emoción y también reflexión. Su dramática y, a veces, teatral presentación de los asuntos y figuras eran vivos recordatorios de las glorias del Señor, de la Virgen y de sus santos.Otra característica de su arte es la ausencia de naturaleza muerta. Su tratamiento del espacio pictórico evita la ilusión de la profundidad y el paisaje, habitualmente desarrollaba sus asuntos en espacios indefinidos que aparecen aislados por una cortina de nubes.El tratamiento que da a la luz es muy diferente del habitual. En sus cuadros nunca brilla el sol, cada personaje parece tener dentro su propia luz o refleja la luz de una fuente no visible. En sus últimos cuadros la luz se hace más fuerte y brillante, hasta el punto de blanquear el fondo de los colores. Este empleo de la luz concuerda con su antinaturalismo y su estilo cada vez más abstracto.El Greco también destacó como retratista, siendo capaz de representar los rasgos del modelo y de transmitir su carácter. Sus retratos son menores en número que sus pinturas religiosas.El arte del Greco ha sido apreciado de muy diferente manera a lo largo de la historia. Según la época, ha sido señalado como místico, manierista, protoexpresionista, protomoderno, lunático, astigmático.
Relevancia
La fama del Greco comenzó a principios del siglo XX con los primeros reconocimientos de organismos europeos y americanos, así como de las vanguardias artísticas.La idea del Greco como precursor del arte moderno fue especialmente desarrollada por el crítico alemán Meier-Graefe en su libro Spanische Reise, donde, analizando la obra del cretense, consideró que había similitudes con Paul Cézanne, Manet, Pierre-Auguste Renoir y Edgar Degas, y también creyó ver en la obra del Greco que se anticipaban todas las invenciones del arte moderno.
Filmografía
Se han realizado varias películas documentales sobre la vida y la obra de el Greco, a modo de ejemplo se aporta el enlace al docuemntal realizado por Santiago Amón para RTVE, titulado El Greco en Toledo.
Bibliografía
Tanto impresas como en Internet hay una gran bibliografía dedicada a su vida y a su obra donde se detallan a fondo sus cuadros más relevantes.
Volver a página de inicio

Fuentes
Para la realización de esta biografía se han consultado varias reseñas biografícas del artista que figuran en Internet siendo la más relevante de todas ellas la que existe en Wikipedia donde se pormenoriza tanto su vida como su obra artística.Editor: FRB