mendoza.jpg
Pedro González de Mendoza siendo obispo de Sigüenza
Pedro González de Mendoza, conocido popularmente como Cardenal Mendoza, fue eclesiástico, político, militar y mecenas. Nació en Guadalajara en 1428 y murió en Guadalajara en 1495 a los 66 años de edad.
El Cardenal Mendoza fue una figura de primer orden en los reinados de Enrique IV e Isabel I, y constituye una de las figuras más significativas de la aristocracia española de la segunda mitad del siglo XV, en el paso del mundo medieval al moderno.
Familia
Perteneció a la alta nobleza y al linaje de la Casa de Mendoza, fue el quinto hijo de de diez que tuvieron Íñigo López de Mendoza, primer marqués de Santillana, y de su esposa Catalina Suárez de Figueroa.El cardenal legitimó tres hijos. Dos de los cuales fueron fruto de las relaciones que tuvo a partir de 1460 con Mencía de Lemos: Rodrigo Díaz de Vivar y Mendoza, futuro marqués del Cenete, nacido en Guadalajara , y Diego, luego conde de Mélito y señor de Almenara, nacido el Real del Manzanares. El tercer hijo fue Juan Mendoza, nacido en Valladolid, de su relación Inés de Tovar, y al que no se le consignó mayorazgo alguno.Cuando murió su padre, el Marqués de Santillana, en marzo de 1458, Pedro González de Mendoza pasó a encabezar la poderosa familia de los Mendoza, que más tarde daría origen a varias líneas de la alta aristocracia castellana, como la Casa del Infantado o la del marquesado de Mondéjar; utilizando hábilmente sus grandes influencias en la corte castellana, para su encumbramiento personal y el de sus hermanos.
Formación
Pasó su niñez en Guadalajara. En 1442 su padre lo mandó a Toledo para formarlo junto a su tío, el entonces arzobispo Gutierre Álvarez de Toledo; allí estudió Retórica, Historia y Latín. Después pasó a estudiar Cánones y Leyes, en la Universidad de Salamanca entre 1446 y 1452, doctorándose en ambas ramas del Derecho, el civil y el eclesiástico.
Trayectoria eclesiástica
Se encumbró en la Iglesia española gracias a su linaje, pero también a su formación universitaria, genealogista y conocedor de historia y nobiliaria; destacó como administrador de asuntos de estado y por preocuparse de la educación del clero.Con 27 años fue obispo de Calahorra en 1454, de Sigüenza en 1464, arzobispo de Sevilla en 1474, de Toledo en 1482, cardenal en 1473, primado de España en 1482, «el tercer rey de España durante el reinado de los Reyes Católicos»,En la Edad Media se nombraba un solo Cardenal en toda España (el llamado "Cardenal de España") con lo que este título de Príncipe de la Iglesia tenía mas relevancia que en la actualidad, debiendo reparar y mantener una basílica en Roma y recibiendo las rentas que la misma proporcionaba.
Trayectoria en la Corte de Enrique IV
Fue fiel consejero de Enrique IV de quien recibió entre otras mercedes las "tercias" de Guadalajara en 1466 y por quien combatió en 1467 en Olmedo, junto a su familia, contra el bando del Marqués de Villena.
Guerra de Sucesión en Castilla
Aunque los Mendoza fueron inicialmente los guardianes de la princesa Juana ("la Beltraneja"), hija de Enrique IV y sobrina de Isabel la Católica e importantes partidarios de Juana, fue su cambio de bando en 1473 al lado de Isabel lo que ayudó al encumbramiento de la familia, y a que Isabel I conservara la corona de Castilla desde 1474.
En la corte de los Reyes Católicos
La colaboración del cardenal y los monarcas fue inmediata y total, sin fisuras.Mendoza se convirtió en uno de los principales consejeros de los Reyes Católicos, sobre todo en asuntos religiosos; y también en uno de los negociadores más capacitados de su aparato diplomático.En 1477 obtuvo un gran éxito acabando con la beligerancia francesa a favor de Juana y consiguiendo se inclinasen hacia los reyes en la guerra civil del Reino de Navarra; el rey Luis XI de Francia quedó tan encantado con el cardenal que lo nombró Abad de Fécamp.
Arzobispo de Toledo
En 1482, Pedro González de Mendoza alcanzó del papa Sixto IV el nombramiento de arzobispo de Toledo, abandonando el resto de sus cargos, menos el obispado de Sigüenza.El primado siguió reforzando su influencia en la corte mediante la colocación de personas de su entorno en los puestos clave. Mendoza insistió a doña Isabel para que aceptara a un oscuro y terco franciscano del monasterio alcarreño de La Salceda, introduciendo así en las más altas esferas al futuro Cardenal Cisneros.
Toma de Granada
Terminada en 1479 la guerra con Portugal y afirmados los derechos al trono, los reyes buscaron como nuevos objetivos a su reinado la unidad peninsular y religiosa. Las expediciones militares de primavera y verano contra el reino nazarita se intensificaron a partir de 1485. Todos los Mendoza participaron, campaña tras campaña; en 1485 estaba al cardenal en Córdoba, acompañando a su hermano Fernando; dos años después, 1487, entró en Málaga y finalmente en 1492, acompañado por su sobrino Íñigo López de Mendoza y Quiñones, conocido como “el gran Tendilla”, colocó el pendón castellano, en la Alhambra de Granada.
Descubrimiento de América
El Contador Mayor, Alonso de Quintanilla, le presentó a Cristóbal Colón y él le presentó a los Reyes Católicos, protegiéndole activamente y contribuyendo a que no fuera a exponer su proyecto a otros reinos. Fue quién le agasajó e introdujo en la nobleza al regreso de su primer viaje, 1493 las capitulaciones, que establecían que si Colón descubría tierras automáticamente se convertía en noble principal del reino.
Trayectoria como mecenas cultural
En lo cultural Mendoza fue un mecenas excepcional y uno de los responsables de los cambios fundamentales en la mentalidad moderna, porque impulsó el avance del Renacimiento en España. Gracias al cardenal Mendoza, la arquitectura castellana se renovó totalmente, entrando con él los modismos renacentistas. La tarea constructiva fue infatigable.Sabía que la construcción de edificios y el adorno de los mismos le atraería el cariño de las gentes, máxime cuando en cada uno de esos edificios aparecerían las armas de su linaje y el escudo heráldico del cardenal. Sus obras se extendieron por todo el reino de Castilla y la provincia de Guadalajara en especial y en Roma y Jerusalén.
Museo_de_Santa_Cruz,_Toledo_-_couryard_1.JPG
Museo de Santa Cruz de Toledo. Foto Daderot. Commons

  • Valladolid, el Colegio Mayor Santa Cruz, acabado en 1492.
  • Toledo, el hospital de la Santa Cruz, buena parte del palacio arzobispal, la sillería baja del coro de la catedral con la talla de la guerra de Granada (de Rodrigo Alemán).
  • Alcalá de Henares, la reforma del palacio de los obispos y la ampliación de las Escuelas Generales.
  • Sevilla, obras en la Catedral, en San Francisco y en la iglesia de Santa Cruz.
  • El Burgo de Osma, la portada principal del mediodía, la sacristía y el púlpito del Evangelio, en la Catedral, muy similar al de Sigüenza.
  • Roma, la reedificación completa de la iglesia de la Santa Cruz o Croce.
  • Jerusalén, la consolidación de la iglesia del Santo Sepulcro y la construcción de otro templo en honor de la Santa Cruz.

Guadalajara fue donde más numerosas fueron las obras y mecenazgos del Cardenal por ser su lugar de nacimiento.

  • Casa-palacio de Guadalajara, palacio de estilo renacentista de gran fama en el siglo XV y XVI, destruido por un incendio en el siglo XVIII.
  • Castillo de Jadraque o castillo del Cid, construido con la estructura actual en el último tercio del siglo XV, acercándose al carácter palaciego de las residencias renacentistas de estilo italianizante.
  • Monasterio de Sopetrán
  • Monasterio de San Francisco en Guadalajara.
  • Universidad de Sigüenza, en 1476 fue fundado el Colegio Grande de San Antonio de Portaceli. .

Muerte
Murió retirado en la ciudad de Guadalajara, el 11 de enero de 1495, tras estar un año postrado por una grave enfermedad renal. Dejó como heredero de todos sus bienes al hospital de la Santa Cruz de Toledo.Su féretro fue llevado en angarillas hasta Toledo y fue enterrado en el presbiterio de la catedral en el primer sepulcro de tipo renacentista hecho en Castilla por decisión de su hijo mayor y sus sobrinos "tendillas" Iñigo y Diego. Se cree que fue diseñado por el florentino Antonio Sansovino. Le sucedió Cisneros en el Arzobispado de Toledo.
Volver a página de inicio

Fuentes
El Gran Cardenal Mendoza, fue una figura. José L.G. De Paz
La huella viva del Cardenal Mendoza A. Herrera CasadoEl cardenal Mendoza. castillosdejirm.com
Editor: FRB